Vender tus productos en tu negocio local: ¿Cómo empezar de ceros?

Un nuevo paso para tu negocio 

Sin duda unos de los principales elementos que debe tener un negocio en el proceso del emprendimiento y su avance, son constancia, pasión, perseverancia y paciencia. Sin esto en el bolsillo, un negocio no podría crecer y esto lo saben y lo recomiendan los más grandes empresarios del comercio. Si tienes esto, entonces, ¿qué falta? de esto hablaremos en este apartado. 

Existen dos tipos de empresarios ante una situación como la siguiente: vender tus productos en tu negocio local. Pensándolo así, la primera persona diría: “Si tuviera el dinero suficiente, empezaría a vender mis productos en aquel local y en aquel supermercado”, mientras que la segunda persona empieza a planificar su proceso de venta y ahorra el dinero suficiente a partir del empleo actual para pronto empezar a ofrecer los productos en un negocio local.

¿Cuál quieres ser? Ahora comprendemos la diferencia entre un verdadero emprendedor y alguien que quiere serlo pero se plantea así mismo límites y obstáculos.

Lo que debes tener en cuenta 

Algo debemos tener claro y es que montar un local supone una serie de costos que si bien no tenemos en cuenta desde el principio, pueden implicar un problema en el proceso. Por esto, es crucial que tengas esto en cuenta. Otro punto es tener en cuenta que las ventajas son mucho más altas de lo que pensamos, pues aunque si bien las ventas por Internet han alcanzado un gran auge, el comercio tradicional sigue llevándose la mayor parte del tráfico adulto e infantil en las calles. 

Pasos para vender tus productos en tu negocio local 

Ahora veremos una serie de instrucciones que contienen consejos y recomendaciones para empezar a vender tus productos de forma productiva en un establecimiento físico. Así que sin más preámbulos, empecemos: 

Establecer el mercado y el producto 

Si ya tienes el producto elegido que vas a empezar a vender en tu local principalmente, puedes pasar al punto número 2. 

Lo que sugiero es que identifiques el mercado al que te quieres dirigir, tu público objetivo y el producto o artículo que quieres vender y darle mayor prioridad, pues en la actualidad los negocios se caracterizan porque además de tener el producto principal, cuentan con artículos relacionados o productos complementarios del principal. 

Empieza con métodos alternos de venta 

Lo recomendable es usar inicialmente otros canales de venta con el fin de ir reuniendo capital para los costos que implica empezar a usar un establecimiento físico, como la compra o el arriendo, los servicios, el personal de limpieza y atención, los equipos, la decoración, etc. Puedes empezar con las ventas por internet, accediendo a plataformas gratuitas y pagas, ventas en reuniones, puerta a puerta o en otros negocios locales. 

Eso si, recuerda que la mayoría de las tiendas locales cuentan con presencia online, por lo que las redes sociales y las plataformas principales deben contar con el nombre de tu negocio. 

Elige la temática de la tienda 

Con relación al producto, existen un montón de temáticas que podemos implementar para montar nuestros productos en la tienda local. Sin embargo, estas se quedan cortas si ponemos nuestra creatividad e innovación en marcha. Es clave que la tienda en la que vendas te sientas cómodo, a gusto y motivado, de lo contrario se convertirá en una carga y la actividad del negocio podría decaer. 

Ten en cuenta el público al que te diriges, sus preferencias, lo que les gustaría ver y lo que te gustaría que ellos vieran en tu establecimiento físico. Recuerda tener en cuenta la comodidad para los clientes y la originalidad. 

Investiga sobre tu competencia 

Es clave eliminar la falsa creencia que observación de la competencia es copia. En realidad, la mayoría de los negocios en el mercado no son exclusivos o tuvieron ideas brillantes sin referencia, por eso lo que te sugiero es que mires a tu competencia para saber los métodos que utilizan, los costos y las modalidades, para que de esta manera la lluvia de ideas se haga presente. 

Haz una lista de lo que necesitas

Lo que se recomienda para los negocios iniciales que quieren vender sus productos en negocios locales, es empezar con poco y en este sentido siempre aplica el ‘menos es más’. No es necesario abastecer el lugar de cuanto producto se nos atraviesa relacionado con el que pensamos ofrecer inicialmente, sino concentrarnos en el principal y seguir avanzando. 

Así las cosas, será necesario que hagamos una lista de todo lo que necesita nuestro negocio, pero partiendo desde una perspectiva básica y necesaria, sobre todo si el capital es limitado inicialmente, ¿qué mejor que un plan de negocios? veamos que debemos tener en cuenta en él:

Plan de negocios 

Básicamente aquí reunimos todo lo que necesitamos para empezar nuestro negocio. La realización de un plan de negocios es la base sobre la cual vamos a construir nuestro negocio. Se trata de un documento en el que explicamos punto por punto, cómo y qué necesitamos a lo largo del negocio. 

Objetivos: En primer lugar, vas a establecer las metas que quieres lograr con tu negocio, cuál es el objetivo principal y la expectativa por cumplir. Justifica el porqué de la idea de negocios y luego la misión y la visión. 

Producto: Si vas a empezar a vender tus productos en tu negocio local con poco capital, será necesario hacer convenios con los proveedores, en caso de que no seas directamente el fabricante. Puedes proponer trueques de servicios a cambio de insumos, o el préstamo de material. 

Mercado: Es clave identificar el perfil del cliente o comprador para saber dónde promocionar el producto y cómo hacerlo. Si tienes este dato, sabrás el momento y el mejor medio para llegar a tu cliente y el público potencial. 

Equipamiento del negocio: Dependiendo del producto que vas a vender, depende en cierta medida el material y la maquinaria que vas a necesitar. Sin embargo, existen ciertos elementos que comparten los negocios locales como la caja registradora, los empaques, las estanterías, herramientas de uso, sillas, entre otros. 

Vender tus productos en tu negocio local: ¿Cómo empezar de ceros?

Personal: La contratación de personal puede ser uno de los factores que más debes tener a consideración. Para empezar de una forma cómoda y con poco presupuesto, puedes hablar con amigos y familiares para que te ayuden con las ventas iniciales y poco a poco poder ir reconociendo la labor monetariamente. Entre el personal inicial estará el administrador, los vendedores y comisionistas y choferes en el proceso.  

Plan de marketing: Similar al plan de negocios, el plan de marketing tiene el objetivo de que podamos plantear estudios, objetivos, estrategias de operación y demás, en un solo lugar. Básicamente el plan de marketing es el lugar de la construcción de la ruta que vamos a seguir para hacer más competitivo nuestro negocio y producto. Recuerda añadir también fortalezas y debilidades del producto. 

Venta: Primero plantea el precio que tendrá el producto de acuerdo a las condiciones, público y forma de llegar al cliente. Sabemos que quieres vender tus productos en tu negocio local, así que elige el mejor lugar para darlo a conocer y considera algunas otras estrategias como venta en carritos con comisionistas, locales aledaños, etc. 

Documentos: Entre los pasos más importantes están los aspectos legales de la empresa, el tipo de sociedad o compañía, las licencias y permisos necesarios para poder empezar a operar. 

Financiamiento: Ahora que hemos hecho una lista de lo tangible e intangible que necesitamos, es momento de sacar un presupuesto. Reúne todo lo material que necesitas inicialmente para poder empezar a vender tu producto y estima costos. Recuerda que se trata de maquinaria, muebles, equipos, materiales y decoración. 

Si estás pensando en vender tus productos en tu negocio local al menor precio posible, lo que te recomiendo es busques las mejores promociones, el alquiler de productos y espacio, así como de maquinaria y muebles, pues con el tiempo y las ganancias del negocio, podrás ir equipándote con elementos propios. 

Consejos adicionales

Sabemos que empezar a vender un producto en un negocio local, puede llegar a ser mucho más difícil que vender por Internet o con otras modalidades de venta, así que para ayudarte a fortalecer este importante proceso para tu negocio, hicimos una lista de consejos prácticos que de ninguna manera debes olvidar de ahora en adelante. Echemos un vistazo: 

-Fija un presupuesto: Teniendo en cuenta el desarrollo del plan de negocios, debemos entonces plantear un presupuesto inicial que necesitaremos para hacernos cargo de ‘todo’ el lanzamiento del producto y del negocio. En realidad será necesario contar con un monto adicional para cubrir cualquier eventualidad que se pueda presentar. 

-Trabaja en el liderazgo: Construye un perfil líder en el que tengas valores como las responsabilidad, la confianza, el respeto, la motivación para tu grupo de trabajo y el enfoque hacia los objetivos generales. Eres líder porque conduces tu equipo y construyes tu perfil emprendedor. 

-Usa los recursos sin costo: Existe un montón de recursos y herramientas a los que podemos acceder de forma gratuita, desde material educativo como empresarios, guías y más, hasta medios de difusión y publicidad como lo son las redes sociales, las cuales sin duda se convierten en un canal en el que debes si o si, estar. Esto también puede incluir instalar una oficina de operaciones en casa para luego trasladarla al negocio local. 

-Registra todo: Desde el momento de la planeación, como en el período posterior de inicio de operación, será necesario que documentes todos los movimientos que realizamos en el negocio, las decisiones, los gastos emergentes y demás aspectos que se tendrán en cuenta en el momento en el que evaluemos el progreso y los gastos del proyecto. 

-Mantén la mente abierta: En el momento de inicio, es posible que muchas cosas que teníamos planeadas no se den de la forma en la que lo pensamos, por ello es necesario que estés con la mente abierta a modificaciones, cambios y alteraciones que haya que hacer en distintos cambios para sustituir procesos. 

-Enfoque en el producto: Plantea las mejores condiciones para tu negocio, permanece atento a cómo lo ven los demás y cómo podrías mejorar. Ten siempre opiniones en cuenta, especialmente de inversionistas y expertos para avanzar. 

-El mejor servicio al cliente: Una de las claves básicas de los negocios locales, especialmente, aunque aplica para cualquier modelo de negocio, es la atención y el servicio al cliente. Esta debe ser una atención realmente impecable, amable, respetuosa, atenta y rápida. En realidad, el servicio al cliente puede hacer la diferencia y prometerte productividad. El cliente es lo más importante, así que la fidelización viene de la mano. 

Por último, pero no menos importante, ármate de fuerza, paciencia, compromiso, energía positiva y mucha pasión para no desistir en ningún momento del camino. Aunque si bien no es un proceso fácil, el paso más complicado es el primero y mira, ya estás aquí, así que te deseamos mucha fuerza y el mayor ánimo para crecer en tu negocio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *